adicta: (Default)
[personal profile] adicta

 

La estación de Amberes es impresionante y muy bonita, con decir que había tres niveles de vías y la nuestra estaba en la tercera planta…No hubo tiempo para una pequeña excursión por la ciudad, pero sí para casi perdernos por la estación, lo primero porque Amberes en flamenco se escribe Antwerpen, y los carteles, en la mayoría de los paneles, estaban en ese idioma, pues la zona de Bélgica donde estábamos era la perteneciente a Flandes. Fue complicadillo hasta que un revisor amabilísimo nos indicó dónde teníamos que ir.

Los trenes funcionan fenomenal y son muy puntuales, el trayecto se nos hizo cortísimo y llegamos a la ciudad diluviando. Típico, cuando conseguimos coger el autobús que nos llevó al centro ya había parado y, empapados, llegamos al hotel. 

Brujas es un cuento. No tengo otra forma de describirla, las fotos no hacen justicia. Es una preciosa ciudad que conserva sus fachadas y calles medievales en la zona más antigua. Aunque está reconstruida en su gran mayoría, su casco histórico está declarado Patrimonio de la Humanidad y no me extraña. La plaza ya estaba decorada con las luces de Navidad y esa tarde-noche tocó paseo, perdiéndonos por sus calles sin un rumbo fijo y disfrutando sin más de todo lo que vimos. Hasta nos encontramos (y colamos) en medio del rodaje de una serie, o película, no sé, en una de las plazas con los actores vestidos a la usanza. No podían haber escogido un decorado mejor.



 









Y si Brujas es bonita de noche, de día es más bonita aún. Grote Mark, Belfort, la Basílica de la Santa Sangre, lugares emblemáticos de la ciudad rodeados de canales de agua como espejos. El Beaterio también es muy espectacular. No merece la pena bombardear con los nombres de todos los sitios que visitamos, apuntar, eso sí, que ya estábamos en zona católica y claro, las iglesias recuperaban la exuberancia que echamos de menos en Amsterdam, incluyendo una de ellas, creo que era en Nuestra Señora de Brujas, una escultura de Miguel Angel.







 









Fachadas ornamentadas, balcones de madera, puentes. Fotos y más fotos. Una muy simpática fue la que pude hacerle a uno de los habitantes más famosos de la ciudad: un precioso ejemplar de labrador que, cual Julieta, está siempre asomado al balcón que da al canal. Según cuentan es una de las imágenes más populares y sale ya hasta en las postales.





Y, como ya estábamos en Bélgica, pues una de las cosas inevitables, y que estábamos deseando hacer, era probar los famosos chocolates y pralinés. Una coqueta pastelería de un maestro chocolatero fue el pistoletazo de salida y…¡¡¡Madre mía, cómo están!!!






Tocaba recoger y seguir la ruta que habíamos planificado y por la tarde cogimos el tren que nos llevaría al final de nuestro viaje: Bruselas. El hotel lo teníamos bastante cerca de la Gare Central y de la Catedral, que se veía perfectamente desde la acera y, como de costumbre, dejamos las cosas en la habitación y salimos a dar nuestro paseo nocturno. Como es una ciudad muy grande ya nos advirtieron que lo más representativo estaba en el centro y la verdad es que no pudimos escoger un hotel más cerca. En cinco minutos atravesamos un pasillo comercial llamado las Galerías Sant Hubert, repleto de tiendas a cuál más cara y chocolaterías con escaparates espectaculares, y desembocamos en la Grand Place, el lugar más emblemático y bonito de la ciudad. La plaza estaba ya vestida de Navidad y un enorme y cúbico árbol presidia el centro. Me pareció horroroso hasta que, a una hora determinada, empezó a encenderse y resultó que era un montaje audiovisual de luz y sonido, con lo que retiré lo dicho, era muy original. Los mercadillos de Navidad también estaban en todo lo suyo, con puestos de dulces, regalos, recuerdos y el típico vino caliente. A la gente le daba igual el frío que hacía y allí nos veías a todos, turistas y autóctonos mezclándonos por las concurridas calles. La primera, e inevitable visita, era al Maneken Pis. Qué pequeño es. Y, desde donde se puede ver, parece más pequeño aún. Ya íbamos notando hambre y, claro, en una chocolatería que había enfrente hacían unos gofres…todavía me estoy relamiendo.







Inevitable también era visitar a su hermana “pequeña”, Jeanneke Pis. Una escultura más actual que resulta un poco complicada de encontrar, medio escondida en un callejón y protegida por una fuerte verja para evitar posibles vandalismos. Menos glamurosa que su más conocido compañero ya os podéis imaginar la postura de la niña y que, ejem, también es una fuente.
 

Chocolaterías se encuentran en todas partes y fue el momento ideal para meternos en una de ellas, probar y comprar, con la casualidad de que la dependienta era española y eso facilitó muchísimo las cosas. Es tal la variedad que resulta complicadísimo elegir sólo un tipo de chocolate, creo que me traje de todos jajajajaja. 

El Sábado por la mañana nos fuimos a Gante. Si Brujas parece una ciudad de cuento Gante es la ciudad monumental. Según a quien preguntes hay gente a las que les gusta más una u otra, yo no sabría escoger, merecen una visita las dos.  

Al salir de la estación nos encontramos con que estaba todo en obras y la salida fue un poco accidentada hasta que encontramos el tranvía que nos llevó al centro, lo primero fue ir a la oficina de turismo donde nos indicaron los lugares más importantes de la ciudad y nos fuimos con nuestro mapa a patearla. Aquí es donde se encuentra el Castillo de los Condes, un señor castillo con su imponente fachada y donde, según cuentan, dio a luz Juana la Loca al futuro emperador Carlos en un retrete.



Nos encaminamos hacia uno de los Beaterios de la ciudad, pero nos defraudó porque no se conserva como los anteriores y ha perdido parte de su encanto, siendo un espacio más abierto y donde, claramente, ha perdido su recogimiento y se ha convertido más en un barrio residencial con cierta solera. Mucho mejor es cruzar el puente de San Miguel donde se encuentran las mejores vistas de la ciudad, ya que se puede ver a un lado el Paseo del Trigo y de las Hierbas, a ambos lados del canal, Belfort y a un lado y al otro la iglesia de San Miguel y San Nicolás. Las fachadas recuerdan la prosperidad en la época del comercio de paños, encajes y especias. Además de lo cuidadísimas que están la mayoría.











Nos dirigimos hacia Belfort para subir la majestuosa torre. En realidad Belfort es el nombre que reciben los campanarios, unas altísimas torres que presiden todas las ciudades que visitamos. El sonido de las campanas es muy característico en estas ciudades y es muy hermoso escuchar las melodías, que nunca son iguales, dependiendo de la hora del día. Puede que uno de los más altos sea precisamente este que subimos y las vistas no pudieron ser mejores… también fue una de las subidas más cómodas, porque la mayoría de las plantas se subían en ascensor jejejejeje. Es una visita muy recomendable pues, aparte de las vistas, hay una serie de salas donde enseñan la construcción de una campana, las antiguas instalaciones y el moderno sistema que funciona en la actualidad y que tuvimos ocasión de escuchar en directo, sonando las 44 campanas. También hay una sala con las antiguas estatuas que presidían la torre, las que se ven en el exterior son copias, con lo que nos pudimos hacer una idea del enorme tamaño que tienen.

 



Una de las últimas visitas fue a la Catedral de San Bavón, donde se encuentra uno de los púlpitos más espectaculares que haya visto. En conjunto es una Catedral impresionante, llena de obras de arte. Supongo que en la época de dominio de los españoles en la zona esta catedral sería uno de sus máximos símbolos de poder y echaron el resto.

 

De regreso a Bruselas nos dirigimos a la Catedral, ya que nos pillaba de paso al salir de la estación, y donde nos encontramos con una exposición de belenes del mundo, donde no podía faltar el típico español con sus figuras al estilo napolitano. Esa tarde el tiempo no acompañó y tuvimos una lluvia intermitente que no hizo muy agradable el paseo y disfrutar de los edificios que íbamos dejando atrás: Place de l´Albertine, Monts des Arts, Rue de la Régence, Nuestra Señora de Sablon (con unas espectaculares vidrieras). La intención era llegar al Palacio de Justicia, pero al ver su fachada a lo lejos y lo que nos quedaba, desistimos, ni siquiera íbamos a poder entrar, pues ya estaba cerrado. Volvimos sobre nuestros pasos hasta llegar al Palacio Real, este sí, bonito y rodeado de parques, que no pudimos apreciar en todo su esplendor por la dichosa lluvia. Mejor fue dirigirnos de nuevo a la Gran Place y meternos en una pequeña cervecería que había en una de sus calles a reponernos del mal tiempo y entrar en calor, pues esa noche empezó a hacer muchísimo frío para estar en la calle.



El Domingo era nuestro último día, el vuelo salía por la tarde y nos quedaba la mañana para aprovecharla lo mejor posible. Animados, después de la agotadora tarde de frío y lluvia, corrí la cortina para ver qué tiempo nos esperaba ¡¡¡y estaba todo blanco!!! Había caído una buena nevada durante la noche, con razón hacía tanto frío. Menos mal que ahora el cielo no parecía amenazar con más y nos pusimos unas cuantas capas de ropa encima para rematar la última jornada en la ciudad. Esta vez tocaba ir a los sitios más alejados del centro pero también de los más conocidos: El Atomium, la Basílica del Sagrado Corazón y el Palacio y el Parque del Cincuentenario, menos mal que hay una estupenda combinación de metro y las paradas están relativamente cerca de los sitios, eso sí, con mucho cuidado, pues la nieve lo invadía todo y había sitios en los que nosotros pisábamos por primera vez. Llegamos hasta el Parlamento Europeo, un gran complejo de edificios, donde había una fachada en la que te daban la bienvenida en todos los idiomas comunitarios.









No había mucho más que hacer de lo previsto, tampoco más tiempo, y nos fuimos a despedir la ciudad en la Grand Place, pasando primero por la plaza de España, que se encuentra al lado de la Gare Central, y que contiene una réplica de las estatuas de Don Quijote y Sancho Panza, las mismas que hay en la Plaza de España de Madrid. Como buenos manchegos toco foto. En la Grand Place pudimos admirar, con luz de día, los espectaculares edificios que la rodean, entre ellos el Ayuntamiento y la Casa del Rey, que era el antiguo mercado del Pan, y que tienen una arquitectura parecida a las fachadas de Amsterdam pero mucho más recargada. El remate fue meternos en la chocolatería Godiva y darnos un pequeño capricho para el final y, sinceramente, es la fama que tiene esta marca, comí bombones tan ricos, o más (y mucho más baratos), en la pequeña chocolatería de Brujas, por decir un sitio.

 





Para el recuerdo quedará la angustia del principio en el aeropuerto de Amsterdam, las cervezas en un pequeño bar aquella noche al lado del Canal Singel, las risas al terminar de fotografiar la fachada de una casa en Volendam mientras el dueño, educadamente, esperaba para poder entrar, la maravillosa pastelería en Brujas, mi cara de tonta oyendo tañer las campanas en Gante…

 



Date: 2013-06-30 09:03 pm (UTC)
From: [personal profile] demoniodehiel
¡IMPRESIONANTE! me ha encantado (y dado envidia y malgenio terrible) toda la críonica, las fotos, las casas maravillosas, las tiendas de plantas, de chocolates, TODO. Genial, ha sido como poder pasear por esas calles distantes tan bien cuidadas y diferentes, me encantaría verlas algún día.
(Y me LOL con los chocolates Godiva... ya sabes por qué XD)

Date: 2013-06-30 09:56 pm (UTC)
nycox: (master)
From: [personal profile] nycox
ooohhh a mi también me ha dado envidia y malgenio terrible!

precisamente es uno de los viajes que me apetece y tengo en la mente desde hace unos años, tanto Amsterdam como Brujas, que todo el mundo me ha dicho que es preciosa, pero no consigo engañar a nadie para ir. así que si al final logro que alguien me acompañe ya te pediré más detalles ;)



Date: 2013-07-02 11:16 am (UTC)
kellycam: (Default)
From: [personal profile] kellycam
Ha merecido la pena esperar, menuda crónica!!!! Ha sido como estar allí de verdad.

Yo sí he estado (en esos tiempos en que aún hacía algún viaje), pero me has dado envidia igual, porque la verdad es que es un viaje para hacer y repetir.
Yo personalmente me quedo con Brujas, con su ambiente decimonónico, donde la imaginación se me dispara sin querer, pero es cierto que toda la zona de los Países Bajos es impresionante.

Como siempre, te has superado. Muchas gracias por compartir tu aventura con nosotros.

Date: 2013-07-04 02:35 pm (UTC)
From: [personal profile] ehiztari
¡A buenas horas me entero yo! En fin, esto de estar lejos del mundanal ruido es lo que tiene, que no me entero de nada. Precioso y completísimo el reportaje, de los que te dan ganas de decir "¡me voy ahora mismo!" Yo también me muero de envidia porque, de hecho, los Países Bajos es uno de esos destinos que tengo pendiente y con enormes ganas de visitar. Los canales y, sobre todo, las flores me atraen que no veas. Así que si repites viaje, aquí tienes otra voluntaria para llevar en el equipaje. ¡Vas a tener que pagar sobrecargo, jajajaja!

Date: 2013-07-05 02:50 pm (UTC)
From: [personal profile] ehiztari
Preguntarte por The white queen era lo que se me olvidó hacer en el primer comentario. Gracias por la recomendación. Me apunto las dos. Bajando.

Date: 2013-07-17 04:48 pm (UTC)
willhemina: (Default)
From: [personal profile] willhemina
Pues otra que casi no llega.
Ay, niña, juro que tus cronicas viajeras me llevan directa a los sitios que has visitado por las preciosas fotos y por cómo nos lo cuentas.
Y si, yo también soy de las que te envidian cochinamente. No se lo que hubiese dado por colarme contigo en el museo Van Gogh.
Sobre el delicado "asunto Godiva" como soy muy discreta y no me gusta chafardear (juass) solo diré que es mi chocolate favorito, aunque hubiese dado algo bueno por probar los bombones que comiste en Brujas.
Gracias mil, Adicta. Ha sido un placer enorme hacer este recorrido tan maravilloso.

Profile

adicta: (Default)
adicta

December 2013

S M T W T F S
1234567
891011121314
1516171819 2021
22232425262728
293031    

Most Popular Tags

Style Credit

Expand Cut Tags

No cut tags
Page generated Sep. 19th, 2017 10:33 pm
Powered by Dreamwidth Studios